Grupo de terapia y apoyo a familiares y cuidadores de personas con cáncer

Cuidar es una difícil tarea ante la enfermedad de un familiar. Muchas veces, la enfermedad ocupa tanto espacio que no queda apenas hueco para el propio malestar que presentan los cuidadores o familiares.

El cáncer supone un impacto para la persona que lo padece, y también para el entorno cercano del mismo, los familiares, cuidadores y amigos. Y tiene consecuencias psicosociales tanto para uno como para los otros.

Poco a poco se va asumiendo que el paciente de cáncer puede beneficiarse favorablemente de recibir ayuda psicológica, concretamente, psicooncológica. Pero, ¿quién cuida del cuidador? ¿Qué ocurre con el familiar cuidador? Para el entorno familiar, esta cuestión queda, en ocasiones, más lejana.

La familia y los seres queridos del paciente de cáncer pueden tener afectadas parcelas de su vida cuando una enfermedad oncológica aparece, como:

  • Funcionamiento familiar:

Cuando sobreviene un cáncer, todo cambia en la familia, al menos, durante un periodo de tiempo. Los roles familiares desempeñados pueden verse modificados incluso, alterados. Hay que hacer frente a tareas distintas a las que normalmente se desempeñan.

  • Aspectos sociales:

Se puede dar aislamiento social, tanto en pacientes como en las familias. Todavía a día de hoy, muchas personas no saben cómo actuar frente a un familiar o un amigo que tenga cáncer.

  • Comunicación intrafamiliar:

Este es un gran tema a tratar y trabajar, ya que puede verse muy afectada y establecer distancias emocionales e incomprensión entre los miembros de la familia que dificultan el afrontamiento del proceso oncológico.

  • Aspectos socioeconómicos y laborales:

Unos de los riesgos de padecer cáncer son las consecuencias laborales que puedan derivarse de ello. En ocasiones, los familiares tienen ausencias del trabajo por atender las necesidades del familiar, acompañamientos en hospital y a citas médicas. Incluso, se puede llegar a dejar el trabajo.

  • Cuidado personal:

Cuando el ser querido está enfermo, esto es la prioridad a ser atendida, quedando el autocuidado personal del familiar relegado o incluso totalmente abandonado. No solo se hace referencia al autocuidado físico sino, también, al autocuidado emocional y psicológico que se ve comprometido y afectado.

Por todo lo anterior, nace la idea de la necesidad de un grupo terapéutico de soporte emocional para familiares y cuidadores de enfermos de cáncer. Como ayuda para sentirse comprendidos y no sentirse solos ni aislados. Como apoyo y complemento a la terapia individual que se viene realizando con familiares desde los inicios de la asociación.

Al igual que los pacientes de cáncer expresan, en muchas ocasiones, que quienes más los entienden son las personas que han pasado por la misma experiencia, que han padecido un cáncer, podemos afirmar que para los familiares se puede aplicar la misma afirmación. Unirse a otros que viven y experimentan situaciones similares, hace que se identifiquen unos con otros, y se sientan mejor.

Desde AYAC queremos ofrecer la posibilidad de formar un grupo de terapia para familiares y cuidadores de personas que tienen o han tenido cáncer.

Consideramos firmemente que son personas a quienes el cáncer también les afecta de manera indirecta, y por tanto, necesitan ayuda, apoyo, asesoramiento y un espacio de desahogo. Son muchas las situaciones en las que un familiar-cuidador puede necesitar ayuda.

Si tu familiar acaba de recibir un diagnóstico de cáncer, si padece cáncer o si lo ha padecido, si no sabes cómo tratar a tu ser querido, si tienes dificultades en la comunicación, si sientes que la situación te supera o te sientes estresado y/o solo, en AYAC queremos estar contigo.

AYAC ofrece ayuda a las personas que proveen de cuidados al paciente con cáncer. Ayudarles, es ayudar a su vez a la persona enferma. Es mejorar el entorno familiar.

Si eres familiar y/o cuidador y te gustaría formar parte de un grupo de personas en situación similar a la tuya, ponte en contacto con nosotros en el teléfono 693 065 668 o en el correo electrónico ayac@ayac.es

Cómo puede ayudarte la psicología si tienes cáncer

Cuando te diagnostican cáncer, surgen dudas y temores, nuevas preguntas aparecen en la mente. Se sienten muchas y distintas emociones, vienen pensamientos y preocupaciones que antes no estaban. Todo es nuevo, desconocido, inesperado y se produce un gran cambio en la vida. Hay que empezar un camino difícil, en ocasiones largo e incierto.
El cáncer afecta a todos los ámbitos de la vida de la persona y por ello, el abordaje de la enfermedad ha de ser multidisciplinar.

Además de la parte física, hay un componente emocional y psicológico que no podemos dejar de atender; si lo hacemos, estamos dejando de lado la posibilidad de entender a la persona en todas sus dimensiones, con todas sus necesidades.

El profesional de la psicooncología tiene una formación especializada, que aplica los conocimientos de la Psicología Clínica y la Psicología de la Salud en el campo de la Oncología. Y puede beneficiar mucho a la persona con cáncer y a su familia.

La asistencia psicológica forma parte del proceso oncológico desde el inicio, desde la detección de la enfermedad hasta la resolución de ella. Te puede ayudar a entender lo que sientes al recibir el diagnóstico, cuáles son las emociones que tienes, a saber identificarlas y expresarlas. Puede ayudarte a desarrollar recursos, fortalezas y estrategias de afrontamiento para adaptarte al proceso. A comprender la información médica recibida y procesarla e interactuar mejor con el personal sanitario. A convivir con los tratamientos y desarrollar herramientas para reducir su impacto. A facilitar la comunicación familiar, mejorando las relaciones. A tomar decisiones.

También da importancia y espacio a los familiares, como afectados por la enfermedad, a manejar los cambios sobrevenidos. A ser asertivos, a pedir ayuda y buscar fuentes de apoyo. A entender y organizar la vuelta a la normalidad, los cambios y los tiempos requeridos. A comprender la autoimagen, el autoconcepto personal y la visión de la vida. A afrontar la recaída, si se da. Y si llega la situación que la enfermedad se vuelve incurable, a mantener la calidad de vida, a proponer esperanzas asequibles y, a manejar las necesidades de final de vida.

La psicooncología también realiza una labor importante en materia de prevención de la enfermedad y promoción de la salud, haciendo psicoeducación con la población para evitar aquellos factores de riesgo que intervienen en el desarrollo del cáncer, así como, el impacto de las enfermedades oncológicas en la sociedad. Se desarrolla una función docente y formativa. Y se proporciona apoyo a profesionales sanitarios que trabajan en la oncología. También es relevante la investigación científica en aspectos psicológicos del cáncer para avanzar en el conocimiento.

Para mí ser psicooncóloga es acompañar a la persona, al ser humano único que es, dándole todo el espacio y la importancia que necesita. Es acoger, es escuchar, es caminar junto a quien acaba de recibir la noticia de que tiene cáncer y se encuentra perdido, es ayudarle a adaptarse y afrontarlo mejor, quizá en el momento más difícil y complicado de su vida. Es comprender y entender al familiar y orientarle en cómo puede ayudar a su ser querido. Es ver mucho más allá de la enfermedad, es mirar y atender a todo lo que somos.

La psicooncología deber ser parte del tratamiento integral del cáncer y así lo entendemos en AYAC, donde ofrecemos asistencia psicológica para el paciente de cáncer y para los familiares. Estamos a tu lado.

Maricarmen Rodríguez, psicooncóloga de AYAC.

Proudly powered by Themelexus.com
Ir al contenido