La situación crítica de la Sanidad en el Altiplano

Anoche, martes 5 de julio, la Asociación para la Mejora de la Asistencia Sanitaria en el Altiplano (AMAS) organizó una mesa redonda con el respaldo y el apoyo de 15 asociaciones de salud locales para informar a la ciudadanía de la situación crítica que vive en la actualidad la sanidad pública en el Altiplano.

Con respecto a las especialidades, en el hospital Virgen del Castillo faltan actualmente un 20% de especialistas, y el 53% de los médicos considera que la plantilla es insuficiente. Las consecuencias de esto son las siguientes:

  1. Aumento listas de espera, agendas cerradas.
  2. Aumento de viajes a Murcia que conllevan:
    i. Coste económico.
    ii. Absentismo laboral.
    iii. Dificultad de conciliación familiar.
    iv. Dificultad para viajar en pacientes de riesgo (ancianos, crónicos etc…).
  3. Retrasos en los diagnósticos.
  4. Aumento de las horas de espera en Urgencias.

Además, este cambio continuo de médicos hace que no pueda haber una continuidad en la asistencia al paciente, no ayuda ni al médico ni al paciente. Entre otras cosas escuchamos, las doctoras Mª Angeles Gómez y Verónica Maqueda expusieron lo siguiente:

  • «Antes teníamos tres neurólogos. No fueron bien tratados y se marcharon. Ahora tenemos cero. Los casos graves se derivan, el resto no se valoran, quedan en lista de espera. Esto resulta muy inquietante».
  • «En Otorrinolaringología antes contábamos con tres médicos, ahora con ninguno. Desde el Hospital Morales Meseguer se nos manda a uno cuatro veces a la semana. Cuando toca quirófano son dos los que vienen».
  • «Radiología es un servicio clínico esencial, fundamental, que tiene que estar de forma presencial, junto al paciente. Aporta información para un diagnóstico a todos los clínicos, en Atención Primaria, Urgencias, Reanimación etc. Radiología prácticamente ha desaparecido, de seis plazas que teníamos solo queda uno. Los otros cinco están en el Hospital Morales Meseguer. Con el dinero del Altiplano, se han apropiado de nuestra plantilla. Esto es muy fuerte. Cada día viene un radiólogo, en horario de mañana, y no se cubren las guardias. Los pacientes tienen que irse al Morales, hacer cola, hasta que tengan un hueco. O a veces se le hace al paciente un TAC, se le irradia sin necesidad, por no tener en ese momento radiólogo».
  • «En Urología tendrían que ser cinco, tenemos uno».
  • «En Dermatología volvemos a tener a un especialista que viene dos días a la semana. Pero no es suficiente, están a media jornada, compartidos con el Hospital Morales Meseguer. No se atienden las consultas como se deberían cubrir. No pueden operar».
  • «En Medicina Interna tenemos ocho. Pero los internistas están actuando como especialistas, y no tiene que ser así, porque ellos llegan hasta donde llegan. Ahora mismo están desbordados, hacen las interconsultas, cubren las guardias etc. Que el Consejero de Sanidad argumente que un internista sabe de todo, es muy fuerte».
  • «De anestesistas tenemos siete plazas, seis cubiertas. Si de esos seis uno está de baja o surge una situación crítica no llegan para atender los quirófanos, la reanimación, la unidad del dolor. En esa situación no queda otra que cancelar intervenciones».
  • «En Cirugía General de ocho plazas tenemos cubiertas siete. De momento no se quejan».
  • «Psiquiatra no tenemos los fines de semana. Si os tiene que dar una crisis, que sea de lunes a viernes».
  • «En Farmacia señalan que cada vez es más complicado coordinarse, porque los especialistas rotan mucho, vienen y se van en poco tiempo. Un especialista aplica una medicación, un tratamiento, y luego el que viene lo cambia todo».
  • «Urgencias está siendo avasallada, se ven desbordados. Hay mucho que hablar al respecto. Muchos pacientes acuden a este servicio porque no son bien atendidos en Atención Primaria, ahora hablaremos de ello. Pero aprovecho para deciros que, por favor, antes de ir a Urgencias valoréis bien si realmente lo vuestro es o no una urgencia. Porque, vuestro tiempo de espera se puede alagar y, además, al saturar el servicio, puede repercutir muy negativamente en los casos que realmente sí son urgencias».
  • «Respecto al resto de servicios de momento están razonablemente cubiertos, no hay potencial riesgo, no es crítica la situación como en los anteriores».

Con respecto a la Atención Primaria, faltan por cubrir el 18% de las plazas, y, además, no se cubren bajas ni vacaciones. Esto provoca que la atención esté totalmente desbordada.

«Los médicos están atendiendo a una media de 70 u 80 personas al día. Calculo que por paciente tienen como unos tres minutos. Ha disminuido la eficiencia y la eficacia, no les da tiempo real a hacer una buena exploración, a escuchar, a preguntar al paciente. Son consultas relámpago, que pueden dar pie a cometer errores, a pasar cosas por alto. No pueden atender debidamente a sus pacientes. En Atención Primaria no se cubren las bajas, ni las vacaciones. Las plantillas son insuficientes. El paciente se va al hospital, a Urgencias, porque no pueden aguantar tanta demora. La medicina que tenemos no se corresponde con la calidad que todos merecemos».

En Cuidados Paliativos, «tenemos un médico y una enfermera para cubrir el área del Altiplano. Saben lo que es. Es el apoyo, la supervisión, el acompañamiento que merece un paciente sin expectativa de mejora, en el último tramo de su vida. Para evitar el dolor, los trastornos emocionales, para preservar la dignidad y la calidad de vida. Se necesita gente entrenada y suficiente. Se necesitaría una unidad de corta estancia para evitar ingresos innecesarios. Fallecen personas sin que puedan recibir en su domicilio este servicio. Hay una falta de empatía brutal».

Por último, «el 40% de los profesionales llevan en situación de temporalidad más de 10 años. El 22% funciona con contrato temporales de 6 a 10 años. El 32% ocupan plazas desde hace más de 10 años. El 6% de los médicos contabilizan más de 20 años en esta situación laboral. Estos porcentajes de inestabilidad no facilitan la continuidad asistencia».

«Cuando nos reunimos con la consejería y gerencia del Servicio Murciano de Salud nos decían que la plantilla del hospital ha aumentado un 20% en los últimos diez años. Pero eso no nos vale porque también ha aumentado la población, han mejorado las terapias, ha avanzado la medicina, y eso requiere un aumento de profesionales. Ese 20% equivale a lo que ahora no tenemos cubierto. Pedimos lo que teníamos».

«Se han invertido este año 47 millones en el Altiplano, pero esa cifra global no nos dice nada. Se desconoce el destino de ese dinero. Nos argumentaron que los médicos no quieren venir aquí. Pero qué les ofrecen, cómo los tratan. No hay estabilidad en los contratos, ni igualdad en todas las áreas de salud. A algunos especialistas se les contrata mes a mes. Algunos han querido quedarse, querían trabajar en un hospital comarcal, pero así es imposible. No rotación de los MIR. Oposiciones con la relación de las plazas que se ofertan, número y lugar».

«Hablan de un modelo de cambio en el sistema sanitario, una sanidad más imaginativa. Que nos aclaren qué es eso. A qué se refieren o aplican esos cambios. A un diagnóstico precoz, pensando en pacientes y familiares, en la sostenibilidad, conciliación, nexo entre paciente y especialista, en empatía, en que el paciente tiene que estar en el centro. La sanidad tiene que girar en torno al paciente, no al revés, el paciente dando tumbos».

«Quieren la centralización en grandes hospitales. Diminución de la importancia de los hospitales comarcales. Diminución de la calidad de la asistencia al paciente y familiares en las zonas periféricas de la Región de Murcia. Despersonalización médico-paciente».

«En España no nos faltan médicos. Cada año salen 2.500 de las facultades, pero no se les dan opción a formarse, por eso nos faltan especialistas. La culpa es de muchos, y no ponen remedio».

«Las listas de espera crecen, y muchas veces el tiempo de espera no es realmente lo trascendente, el problema, lo preocupante, es que unos pacientes sí pueden esperar, pero otros no. Los retrasos en diagnósticos no son banales, pueden llegar a ser muy graves».

«Está aumentando considerablemente los desplazamientos de los pacientes a Murcia, para que les realicen una prueba. Un estudio que luego devuelven a nuestro hospital para que lo valore el especialista. Estas idas y venidas perjudican y alteran a los pacientes a nivel de absentismo laboral, conciliación familiar, coste económico. Y se complica todavía más cuando el paciente es un anciano o crónico».

«El paciente no es una moneda de cambio, que pasa de un médico a otro, de un hospital a otro. A esto añadimos tanto cambio de médico, de especialista. Te ve uno, y cuando vuelves a la consulta hay otro diferente. Esto ni ayuda al médico ni al paciente».

«Pedimos lo que teníamos, atención sanitaria de calidad en el Altiplano. Cubrir todas las plantillas con personal sanitario que trabaje al 100% en el Altiplano, con contratos dignos. Lo que se paga en el Altiplano, se queda en el Altiplano. Queremos lo que teníamos, lo que nos pertenece, lo que pagamos, a lo que tenemos derecho. No estamos pidiendo la luna».

Descarga la presentación completa en PDF aquí

Grupo de terapia y apoyo a familiares y cuidadores de personas con cáncer

Cuidar es una difícil tarea ante la enfermedad de un familiar. Muchas veces, la enfermedad ocupa tanto espacio que no queda apenas hueco para el propio malestar que presentan los cuidadores o familiares.

El cáncer supone un impacto para la persona que lo padece, y también para el entorno cercano del mismo, los familiares, cuidadores y amigos. Y tiene consecuencias psicosociales tanto para uno como para los otros.

Poco a poco se va asumiendo que el paciente de cáncer puede beneficiarse favorablemente de recibir ayuda psicológica, concretamente, psicooncológica. Pero, ¿quién cuida del cuidador? ¿Qué ocurre con el familiar cuidador? Para el entorno familiar, esta cuestión queda, en ocasiones, más lejana.

La familia y los seres queridos del paciente de cáncer pueden tener afectadas parcelas de su vida cuando una enfermedad oncológica aparece, como:

  • Funcionamiento familiar:

Cuando sobreviene un cáncer, todo cambia en la familia, al menos, durante un periodo de tiempo. Los roles familiares desempeñados pueden verse modificados incluso, alterados. Hay que hacer frente a tareas distintas a las que normalmente se desempeñan.

  • Aspectos sociales:

Se puede dar aislamiento social, tanto en pacientes como en las familias. Todavía a día de hoy, muchas personas no saben cómo actuar frente a un familiar o un amigo que tenga cáncer.

  • Comunicación intrafamiliar:

Este es un gran tema a tratar y trabajar, ya que puede verse muy afectada y establecer distancias emocionales e incomprensión entre los miembros de la familia que dificultan el afrontamiento del proceso oncológico.

  • Aspectos socioeconómicos y laborales:

Unos de los riesgos de padecer cáncer son las consecuencias laborales que puedan derivarse de ello. En ocasiones, los familiares tienen ausencias del trabajo por atender las necesidades del familiar, acompañamientos en hospital y a citas médicas. Incluso, se puede llegar a dejar el trabajo.

  • Cuidado personal:

Cuando el ser querido está enfermo, esto es la prioridad a ser atendida, quedando el autocuidado personal del familiar relegado o incluso totalmente abandonado. No solo se hace referencia al autocuidado físico sino, también, al autocuidado emocional y psicológico que se ve comprometido y afectado.

Por todo lo anterior, nace la idea de la necesidad de un grupo terapéutico de soporte emocional para familiares y cuidadores de enfermos de cáncer. Como ayuda para sentirse comprendidos y no sentirse solos ni aislados. Como apoyo y complemento a la terapia individual que se viene realizando con familiares desde los inicios de la asociación.

Al igual que los pacientes de cáncer expresan, en muchas ocasiones, que quienes más los entienden son las personas que han pasado por la misma experiencia, que han padecido un cáncer, podemos afirmar que para los familiares se puede aplicar la misma afirmación. Unirse a otros que viven y experimentan situaciones similares, hace que se identifiquen unos con otros, y se sientan mejor.

Desde AYAC queremos ofrecer la posibilidad de formar un grupo de terapia para familiares y cuidadores de personas que tienen o han tenido cáncer.

Consideramos firmemente que son personas a quienes el cáncer también les afecta de manera indirecta, y por tanto, necesitan ayuda, apoyo, asesoramiento y un espacio de desahogo. Son muchas las situaciones en las que un familiar-cuidador puede necesitar ayuda.

Si tu familiar acaba de recibir un diagnóstico de cáncer, si padece cáncer o si lo ha padecido, si no sabes cómo tratar a tu ser querido, si tienes dificultades en la comunicación, si sientes que la situación te supera o te sientes estresado y/o solo, en AYAC queremos estar contigo.

AYAC ofrece ayuda a las personas que proveen de cuidados al paciente con cáncer. Ayudarles, es ayudar a su vez a la persona enferma. Es mejorar el entorno familiar.

Si eres familiar y/o cuidador y te gustaría formar parte de un grupo de personas en situación similar a la tuya, ponte en contacto con nosotros en el teléfono 693 065 668 o en el correo electrónico ayac@ayac.es

AYAC presenta una guía propia para dejar de fumar

La Asociación de Yecla de Afectados de Cáncer, AYAC, ha elaborado la “Guía para dejar de Fumar. Vivir sin fumar es posible” con el objetivo de ayudar a todas las personas que desean abandonar el hábito de fumar.

La “Guía para dejar de Fumar. Vivir sin fumar es posible” es una publicación sencilla, atractiva y muy completa donde se aborda qué es el tabaquismo, por qué se fuma y qué daños produce el tabaco en el organismo. También se explican los beneficios que se obtienen cuando se abandona este insano hábito. La guía además recoge un plan de trabajo para desarrollar semana a semana, con indicaciones, consejos y recomendaciones muy específicas a poner en práctica durante seis semanas.

La Guía editada en formato PDF y también impresa en papel es totalmente gratuita. El trabajo de maquetación e impresión ha sido elaborado por la empresa Fama Sofás.

Las personas que deseen conseguir la guía impresa, en papel, podrán hacerlo acudiendo a la mesa informativa que se instalará el miércoles 1 de junio en el Parque de la Constitución, de 10.00 a 13.00 horas. También podrán adquirirla en la sede de AYAC (C/ Esteban Díaz Nº 44, 1º Planta, Despacho Nº 5) los miércoles y jueves de 17.00h a 20.00h.

Para descargar la guía, únicamente hay que pinchar aquí.

Cómo puede ayudarte la psicología si tienes cáncer

Cuando te diagnostican cáncer, surgen dudas y temores, nuevas preguntas aparecen en la mente. Se sienten muchas y distintas emociones, vienen pensamientos y preocupaciones que antes no estaban. Todo es nuevo, desconocido, inesperado y se produce un gran cambio en la vida. Hay que empezar un camino difícil, en ocasiones largo e incierto.
El cáncer afecta a todos los ámbitos de la vida de la persona y por ello, el abordaje de la enfermedad ha de ser multidisciplinar.

Además de la parte física, hay un componente emocional y psicológico que no podemos dejar de atender; si lo hacemos, estamos dejando de lado la posibilidad de entender a la persona en todas sus dimensiones, con todas sus necesidades.

El profesional de la psicooncología tiene una formación especializada, que aplica los conocimientos de la Psicología Clínica y la Psicología de la Salud en el campo de la Oncología. Y puede beneficiar mucho a la persona con cáncer y a su familia.

La asistencia psicológica forma parte del proceso oncológico desde el inicio, desde la detección de la enfermedad hasta la resolución de ella. Te puede ayudar a entender lo que sientes al recibir el diagnóstico, cuáles son las emociones que tienes, a saber identificarlas y expresarlas. Puede ayudarte a desarrollar recursos, fortalezas y estrategias de afrontamiento para adaptarte al proceso. A comprender la información médica recibida y procesarla e interactuar mejor con el personal sanitario. A convivir con los tratamientos y desarrollar herramientas para reducir su impacto. A facilitar la comunicación familiar, mejorando las relaciones. A tomar decisiones.

También da importancia y espacio a los familiares, como afectados por la enfermedad, a manejar los cambios sobrevenidos. A ser asertivos, a pedir ayuda y buscar fuentes de apoyo. A entender y organizar la vuelta a la normalidad, los cambios y los tiempos requeridos. A comprender la autoimagen, el autoconcepto personal y la visión de la vida. A afrontar la recaída, si se da. Y si llega la situación que la enfermedad se vuelve incurable, a mantener la calidad de vida, a proponer esperanzas asequibles y, a manejar las necesidades de final de vida.

La psicooncología también realiza una labor importante en materia de prevención de la enfermedad y promoción de la salud, haciendo psicoeducación con la población para evitar aquellos factores de riesgo que intervienen en el desarrollo del cáncer, así como, el impacto de las enfermedades oncológicas en la sociedad. Se desarrolla una función docente y formativa. Y se proporciona apoyo a profesionales sanitarios que trabajan en la oncología. También es relevante la investigación científica en aspectos psicológicos del cáncer para avanzar en el conocimiento.

Para mí ser psicooncóloga es acompañar a la persona, al ser humano único que es, dándole todo el espacio y la importancia que necesita. Es acoger, es escuchar, es caminar junto a quien acaba de recibir la noticia de que tiene cáncer y se encuentra perdido, es ayudarle a adaptarse y afrontarlo mejor, quizá en el momento más difícil y complicado de su vida. Es comprender y entender al familiar y orientarle en cómo puede ayudar a su ser querido. Es ver mucho más allá de la enfermedad, es mirar y atender a todo lo que somos.

La psicooncología deber ser parte del tratamiento integral del cáncer y así lo entendemos en AYAC, donde ofrecemos asistencia psicológica para el paciente de cáncer y para los familiares. Estamos a tu lado.

Maricarmen Rodríguez, psicooncóloga de AYAC.

Hablemos de sexualidad y cáncer

Con motivo del Día Europeo de la Salud Sexual, que se celebra cada 14 de febrero, en AYAC hemos querido abordar un tema del que no se habla lo suficiente y que tiene un impacto añadido durante un proceso oncológico: la sexualidad del paciente.

Cuando una persona es diagnosticada de cáncer, se produce un cambio en su vida, al menos temporalmente. El impacto que se ocasiona afecta a todas las esferas de la vida, y el sexo es una de ellas, a pesar de ser una de las que menos se habla, se trata, o incluso, de las que menos preocupa en unos primeros momentos, orientados totalmente a la supervivencia.

Tras el diagnostico, lo principal es tratar la enfermedad en sí y son los tratamientos (cirugía, quimioterapia, radioterapia, tratamientos hormonales,..) los que pueden provocar que se experimenten cambios en la respuesta sexual de la persona, además de la propia enfermedad, lo que hace que no se esté en el mejor estado.

Los efectos secundarios de estos tratamientos pueden ocasionar agotamiento y reducción de la energía, lo que nos lleva a pensar que el sexo sea lo último que esté en nuestra cabeza.

Suele ocurrir también que las personas con cáncer tengan miedos, dudas e inseguridades. La vulnerabilidad que se vive y los cambios en la imagen corporal pueden generar sentimientos de vergüenza, baja autoestima y llevar a  estados de ansiedad y de bajo ánimo que indudablemente van a afectar a la vida sexual.

Todo esto puede ocasionar posteriormente un malestar añadido en la sexualidad,  que debería ser tratado con total normalidad para dar soluciones a dichas dificultades. Hay que tener en cuenta que va a depender de la persona y del tipo de cáncer que se padezca, cada uno de ellos con sus propias implicaciones. También debemos tener presente que puede haber hay personas que con anterioridad al cáncer ya mantenían una vida sexual limitada.

No nos podemos olvidar que todo el proceso oncológico afecta a la pareja y, por supuesto, tiene repercusiones en la sexualidad compartida. Se pueden producir sentimientos de inseguridad y miedos en lo que se refiere a un acercamiento íntimo.

Los cambios más frecuentes que nos podemos encontrar son:

  • Disminución o pérdida del deseo sexual.
  • Disfunción sexual, generalmente asociada a tipos de cánceres como son ginecológicos y de próstata.
  • Dificultad para conseguir excitación.
  • Dificultad para alcanzar el orgasmo o reducción en intensidad o duración.
  • Sequedad vaginal y dolor en mujeres.

 

Estos cambios o dificultades pueden ser temporales o permanentes. Puede que no se mejoren de inmediato, pero, si no se ponen de manifiesto y se buscan y establecen soluciones, va a ser imposible remediarlos. Y se puede llegar a lograr una vida sexual plena.

Consejos para afrontar cambios en la sexualidad:

  • Establecer una comunicación abierta y hablar del tema: los problemas hay que abordarlos, tanto con la pareja como con los profesionales, y con otras personas que hayan pasado por lo mismo.
  • Mostrar compresión y empatía: uno con el otro, respetando los ritmos y los tiempos.
  • Abrir la mente: el sexo no es igual a penetración. La sexualidad es mucho más amplia, donde los preliminares, caricias, besos, abrazos, masajes… forman parte de la vida sexual. Podemos conectar con nuestra sexualidad tanto con otra persona, como con nuestra propia intimidad.
  • Recordar que la sexualidad es importante en el ser humano: nos ayuda a sobrellevar mejor los sentimientos desagradables ocasionados por el proceso oncológico porque nos va a proporcionar momentos de bienestar, satisfacción y placer que son altamente beneficiosos.
  • Buscar ayuda de un profesional en caso de ser necesario.

 

Como reflexión final, desde AYAC queremos resaltar que es necesario hablar de sexualidad durante y después del proceso oncológico, También queremos animar a las personas a abordar este tema desde el respeto y la naturalidad, de manera clara y sin prejuicios. La sexualidad puede ser vivida en todas las etapas de la vida de una persona, adaptándose a las circunstancias y de diferentes maneras.

Maricarmen Rodríguez, psicooncóloga de AYAC.

Manifiesto Día Mundial Contra el Cáncer 2022

Si bien es cierto que desde la Asociación de Yecla de Afectados de Cáncer y Familiares nos encargamos de ayudar y acompañar a los pacientes oncológicos y a sus familias durante todo el año, hoy queremos tener un recuerdo especial para todos ellos y ellas con motivo de la conmemoración del Día Mundial contra el Cáncer, y reclamar aquellas medidas que consideramos necesarias que tomen las administraciones públicas.

En estos dos años largos de pandemia, han sido muchos los pacientes de cáncer que se han visto afectados por los retrasos en diagnósticos y tratamientos, mermando sensiblemente sus opciones de curación y supervivencia.

Es por ello que desde AYAC queremos insistir un año más en la necesidad acuciante de mejorar la gestión y la administración sanitaria para que la atención oncológica no sea vea postergada con excusas del COVID, y que exista una equidad real en el acceso a pruebas y tratamientos en todo el territorio nacional.

En este sentido, es fundamental que se ponga a la persona, al paciente, en el centro, y que en torno a ella pivoten el resto de los elementos oncológicos, como pruebas y tratamientos, siempre acompañados de una comunicación médico-paciente que sea en todo momento humana, clara y honesta.

Pero la salud no es algo únicamente físico, y un diagnóstico de cáncer conlleva efectos muy diversos que pueden afectar al paciente en distintos aspectos de su vida. Es por ello que, cuando hablamos de “personas”, en AYAC nos referimos a ellas en todas sus dimensiones, reclamando una atención integral de todas y cada una de ellas sin que se deje de atender ninguna.

Un ejemplo de ello sería ofrecer un apoyo adecuado tanto a pacientes como a sus familiares y cuidadores. Otro muy importante sería ofrecer ayudas y recursos para aquellos afectados de cáncer que se encuentren en situación de vulnerabilidad económica.

Al mismo tiempo, demandamos que se siga invirtiendo en investigación para el cáncer, ya que ello conlleva indudablemente una mayor supervivencia de los pacientes.

La importancia de las asociaciones de pacientes y familiares, como lo es AYAC, es innegable. Nosotros, desde la sociedad y para la sociedad, somos los responsables de hacer de correa de transmisión entre afectados y administraciones públicas, tomando el pulso de sus necesidades y transformándolas en nuestras demandas como colectivo.

 Pero debemos estar apoyados por una estrategia nacional en oncología adecuada y eficaz, que profundice en el acceso de los ciudadanos de todo el país a la información veraz y a programas de prevención en cáncer.

AYAC comenzó su trayectoria hace ya casi 9 años, atendiendo principalmente a afectadas de cáncer de mama. Pero ha sido con nuestro esfuerzo como asociación que en los últimos años cada vez acogemos a pacientes con distintas patologías oncológicas, así como a un mayor número de familiares.

Por último, nuestro recuerdo más cariñoso y sincero en un día como éste va para todos los compañeros y compañeras que hemos perdido. Por ellos, por sus familiares y por el resto de afectados de cáncer, en AYAC seguiremos trabajando.

AYAC y Fama firman un convenio de colaboración

Esta semana tenemos Fama Sofás ha firmado un convenio de colaboración junto a AYAC (Asociación de Yecla de Afectados de Cáncer). Desde Fama han declarado estar muy felices de poder aportar su granito de arena para ayudar a un proyecto tan ambicioso e importante como es el de esta asociación. 

AYAC se dedica desde hace más de 8 años a ayudar y amparar a los ciudadanos de Yecla afectados por el cáncer, así como a sus familias, intentando mejorar la calidad de vida de los pacientes.

En Fama se comprometen a trabajar junto a AYAC para que pueda seguir desarrollando el gran trabajo que están realizando y que es fundamental para muchos de nuestros vecinos.

AYAC y Verdú rubrican un convenio de colaboración

Esta pasada semana, Verdú y AYAC (Asociación de Yecla de Afectados de Cáncer) han formalizado la colaboración habitual que la empresa yeclana mantenía con dicha asociación. Aunque la relación viene ya de hace muchos años, los tiempos cambian y ambas entidades han considerado importante el formalizar este tipo de acuerdos. Se alcanza así, por tanto, un convenio de colaboración que garantiza el compromiso de Verdú con esta asociación sin ánimo de lucro.

Verdú colabora así con un impresionante proyecto hecho con mucho cariño, como es el calendario solidario de AYAC. Desde Verdú se ha colaborado este año, concretamente, en la elaboración del calendario anual que realiza la asociación, que para esta ocasión está compuesto por doce piezas pintadas por los propios afectados, familiares de estos o socios de AYAC sobre temáticas diversas, de tal manera que los beneficios que se obtengan con la venta de los calendarios van a parar íntegros a la asociación yeclana.

Verdú ha querido agradecerla inestimable labor que realiza la asociación, tanto  en la atención emocional, psicológica, social, etcétera, que son tan necesarias y que se complementan con la atención médica. Una labor que tanto bien hace a las familias de la localidad cuando sobrevienen casos de este tipo que, lamentablemente, son cada vez más habituales. No hay palabras que puedan agradecer todo el tiempo que dedican al bienestar de los demás.

Los pacientes oncológicos del hospital Virgen del Castillo de Yecla recibirán asistencia social y psicológica

El Servicio Murciano de Salud (SMS) ha suscrito un convenio con la Asociación de afectados de cáncer de Yecla (AYAC) para la realización de actividades de voluntariado, asistencia psico-oncológica y atención social en el hospital Virgen del Castillo de Yecla. El objetivo es alcanzar una mejor asistencia integral que aumente el grado de satisfacción, la calidad de vida y la adhesión al tratamiento de las personas con cáncer.

El acuerdo establece la colaboración entre el SMS y la citada asociación para llevar a cabo diferentes actividades de voluntariado dirigidas a la atención integral de pacientes oncológicos ingresados en dicho hospital y a sus familiares a través de los responsables asistenciales del hospital.

El ámbito de actuación se circunscribe a los servicios médicos y médico-quirúrgicos de Hematología y Medicina Interna, pero la atención se ampliará a todos aquellos pacientes oncológicos ingresados en el hospital y atendidos con respecto a esta problemática, independientemente de la planta en la que estén ingresados. Así, se mantendrá informados a los especialistas en este ámbito por si fuera necesario una derivación a la citada asociación.

La enfermedad de cáncer requiere en muchos casos de constantes cuidados de larga duración. Por ello, el impacto psicológico y social que supone esta situación para la familia y el entorno y el deterioro físico del paciente puede suponer la aparición de problemáticas sociales, agravar las ya existentes o producir desajustes en la convivencia familiar y social.

Por ello, las actividades de voluntariado, asistencia psico-oncológica y social tendrán por objeto favorecer la adaptación del paciente al proceso oncológico durante su estancia en el hospital o posteriores revisiones. Se trata de amortiguar los impactos negativos, mejorar la calidad de vida del enfermo de cáncer y el de sus familias y reducir las alteraciones emocionales, relacionales y sociales que puedan surgir como consecuencia de la enfermedad.

La finalidad es facilitar a los voluntarios el trabajo o apoyo con el enfermo de cáncer y sus familias en los horarios que los enfermos y sus familiares prefieran, facilitar la comunicación entre personal sanitario y voluntario para una mejor actuación sobre el enfermo sin entorpecer el trabajo del personal sanitario y disponer de un voluntariado específico en trato con personas con cáncer.

Actividades de voluntariado y terapia psicológica

Entre las actividades de voluntariado, que se llevarán a cabo siempre que los profesionales sanitarios lo consideren oportuno, se incluye el acompañamiento y apoyo testimonial al enfermo oncológico y su familia, actividades de distracción con enfermos oncológicos, ofrecer información de los servicios y actividades que ofrece AYAC y la derivación a profesionales en caso de detectar situaciones y necesidades que requieran la intervención del personal especializado.

El voluntariado estará debidamente formado, contando siempre con la colaboración de los profesionales asistenciales encargados de cada caso, así como la de los servicios médicos, de enfermería y de asistencia social del hospital.

El psicólogo, por su parte, orientará y prestará asesoramiento a pacientes y familiares, a quienes dotará de herramientas terapéuticas dirigidas a favorecer su adaptación al proceso oncológico y a la hospitalización. También realizará una intervención psicológica en caso de alteraciones emocionales y/o trastornos psicológicos que puedan presentar pacientes y familiares reactivos a la enfermedad oncológica. Asimismo, ofrecerá atención en la fase final de vida y colaborará con la unidad asistencial de cuidados paliativos del SMS.

Líneas de ayuda para afectados de cáncer y sus familias

Entre las líneas de actuación de AYAC se encuentra, además del ‘Programa psico-oncológico’ de apoyo psicológico especializado y dirigido a las personas afectadas de cáncer y sus familias, el ‘Programa atención social’ dirigido a ofrecer información de todos los recursos que presta la asociación para mejorar la integración social del paciente.

También un ‘Programa de concienciación y prevención del cáncer’, que permitirá ofrecer información general de lo que es el cáncer en realidad, de cómo desmitificar esta enfermedad y información de hábitos de vida que ayuden a prevenirlo, así como un programa de Voluntariado testimonial, que consiste en el apoyo de voluntarios que han pasado por la enfermedad, lo que supone compartir experiencias semejantes que ayudan al paciente a sentirse comprendido.

Igualmente, está previsto realizar actividades conjuntas en ‘Educación para la salud’, prevención del cáncer y promoción de hábitos de vida saludable. Todos los programas podrán ser derivados a domicilio si la familia o enfermo lo requiere.

AYAC y Senttix firman un convenio de colaboración

La presidenta de la Asociación de Yecla de Afectados de Cáncer (AYAC), Adela Palao, visitó el pasado lunes 4 de octubre las instalaciones de Senttix para firmar un convenio de colaboración entre ambas empresas para actividades de interés general.  

Con esta alianza, Senttix mantiene su compromiso de colaborar con esta asociación en acciones de formación, concienciación e información de hábitos saludables, así como de participar en sus diferentes proyectos. Además, con la aportación de recursos económicos y materiales, Senttix apoyará a AYAC en la atención asistencial a pacientes y familiares y contribuirá con la investigación oncológica.  

Desde AYAC, valoran esta iniciativa y agradecen el compromiso de Senttix de «aunar esfuerzos para conseguir con múltiples acciones mejorar la calidad de vida y el bienestar de las personas afectadas de cáncer y sus familias». 

Colabora

Federados

Información

+[34] 621 255 751

C/ Arcipreste Esteban Díaz Nº 44, 1º Planta, Despacho Nº5, 30510, Yecla, Murcia.

ayac@ayac.es

Newsletter

Mantente al día de nuestras noticias y actividades,

© 2022 –  Todos los derechos reservados.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad